Ajustando Objetivos de Entrenamiento para el Año Nuevo

Tener objetivos de entrenamiento puede parecer más fácil de lo que parece pero cuando se trata de ponerlo en práctica no siempre se consiguen.

Tal vez sea porque nuestro cerebro tarda en adaptarse a las nuevas rutinas y hábitos. Tardamos una media de 66 días para formar un nuevo hábito (poco menos de 3 meses), según una nueva investigación por Phillippa Lally y sus compañeros del Cancer Research UK Health Behavior Research Centre de UCL Epidemiology and Public Health (EE.UU.). Muchas personas dan por vencidos sus objetivos de fitness por ser demasiado difíciles y porque no ven los resultados de manera inmediata. No hay una vía rápida y fácil para conseguir estar en forma, pero conocer varios trucos y consejos para seguir el plan de entrenamiento puede ayudarte a conseguir pasar la barrera de los 3 meses y hacer que te acostumbres a entrenar.

Qué podemos hacer para aguantar los próximos 3 meses:

  • No te pongas metas poco realistas. Si apenas haces ejercicio, intenta empezar con ir una vez al gimnasio. Si puedes hacerlo después de 4 semanas, trata de ir dos veces a la semana. Y así sucesivamente. Llevar una vida sedentaria y de repente ir al gimnasio 5 días a la semana sólo hará que fracases. ¡Con calma!
  • No hagas ningún análisis de tu progreso. Evita las mediciones de grasa corporal o básculas. Toma nota de estas estadísticas antes de empezar el programa y compruebalos a cabo de los 3 meses. Si no te caben unos pantalones, póntelos de nuevo después de los 3 meses (no después de dos semanas). Si aceptas que podrías tardar 3 meses en tener una rutina, obsesionarte y preocuparte diariamente no te ayudará y sólo te desesperará. Date a tu cuerpo la oportunidad de realizar los cambios progresivamente.
  • Cualquier objetivo nuevo de fitness puede implicar aprender coordinaciones nuevas como de deporte o baile. A veces esto puede dejar a la sensación de que el cerebro necesita un impulso. Trata de tomar, vitaminas del grupo B, ya que la vitamina B5 ayuda con el rendimiento mental.
  • Cualquier nuevo plan te puede dejar con ganas de más energía. Puede ser útil, por tanto, tomar un suplemento de magnesio, ya que es un mineral clave en la producción de energía.
  • Planifica tus comidas pre-entrenamiento. Es muy fácil comer mal después del entrenamiento debido al cansancio o al hambre (podrías comer cualquier cosa). Prepárate meriendas y bebidas saludables de proteínas para tomar hasta que llegues a casa.
  • Duerme bien cada noche para que no tengas al cansancio como escusa para no entrenar. Toma un suplemento de magnesio antes de acostarte (para apoyar el sistema nervioso) y si aún tienes problemas para conciliar el sueño (o tienes un sueño perturbado y te despiertas durante la noche), toma una hierba medicinal tradicional, Valeriana (Valeriana officinalis), que ha sido tradicionalmente utilizado para ayudar a dormir.
  • Ve con un amigo, ya que será menos probable que abandones el plan.

    ¿Tienes alguna pregunta?

    Si deseas obtener información sobre los suplementos que pueden beneficiarte, ponte en contacto con nosotros para que te contemos más.

    Nuestro equipo de nutricionistas está disponible de lunes a viernes de 10 a 20h para darte asesoramiento gratuito y ayudarte a elegir lo que más te conviene.

    Puedes llamarnos al 608476606 o escribir un email a info@bioventura.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *