Apoyar la Inmunidad de nuestros Mayores

¿Te preocupan esas épocas del año cuando la prevalencia de infecciones es alta? ¿Eres una persona mayor o quizás tienes un amigo o familiar que está en mayor riesgo?

¡No temas! En este post nos enfocamos en la población de más edad, destacando los factores que aumentan su riesgo y lo que se puede hacer para ayudar a mantener su salud e inmunidad en general. Ya seas tú mismo o un ser querido, hay muchas áreas que pueden abordarse de manera proactiva para ayudar a aumentar la inmunidad.

¿Quién está en Riesgo?

En la mayoría de los casos, las infecciones virales o bacterianas generalmente producen síntomas leves, que van desde síntomas parecidos al resfriado hasta fiebre. Sin embargo, hay algunos grupos de personas que pueden desarrollar síntomas más graves, como la neumonía. Los individuos en riesgo pueden clasificarse como aquellos que tienen 70 años o más, [i] [ii] y aquellos de cualquier edad con condiciones de salud preexistentes, como enfermedad cardiovascular (ECV), enfermedad renal y diabetes. 

¿Por Qué a las Personas Mayores se les Considera Grupo de Riesgo?

Una disminución de la función inmune relacionada con la edad es una de las consecuencias más reconocidas del envejecimiento. [Iii] Este cambio relacionado con la edad está impulsado por la producción reducida de glóbulos blancos, el daño de los radicales libres y el aumento de la inflamación. [Iv] Por lo tanto, el sistema inmunitario de las personas mayores tiende a generar una respuesta más débil a las «amenazas» como son las bacterias y los virus comparados con las personas más jóvenes.

Es común que las personas mayores tengan una o más afecciones de salud que pueden comprometer aún más su sistema inmunológico. Una encuesta de salud publicada en 2018 informó que el 33% de las mujeres y el 42% de los hombres de 75 años o más vivían con enfermedades cardiovasculares, [v] mientras que la prevalencia era de alrededor del 5% para ambos sexos de 16 a 34 años.

El uso de múltiples medicamentos es frecuente entre la población de edad avanzada. 1 de cada 10 personas mayores de 65 años toma al menos 8 medicamentos diferentes  recetados a la semana, y esto aumenta a 1 de cada 4 en los mayores de 85 años. [Vi] ¿Sabías que ciertos medicamentos pueden agotar activamente los nutrientes? Por ejemplo, los inhibidores de la bomba de protones (IBP) y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden agotar el hierro y la vitamina C, los medicamentos para la presión arterial (por ejemplo, diuréticos, bloqueadores beta) pueden agotar el zinc, y los broncodilatadores y las estatinas pueden agotar la vitamina D. [vii] Por lo tanto, los medicamentos comúnmente recetados pueden reducir el nivel individual de los nutrientes necesarios para contar con un sistema inmunológico fuerte. Para aquellos que toman múltiples medicamentos, les recomendamos que se comuniquen con nosotros ya que nuestro equipo de Nutrición Clínica puede aconsejarles sobre qué nutrientes podrían necesitar.

La deshidratación es común entre las personas mayores.  A algunos no les gusta el sabor del agua, mientras que otros optan por una taza de té, sin darse cuenta de que el té y el café les deshidratan debido a la cafeína. Se cree que las personas mayores pueden tener menos probabilidades de experimentar sed y más probabilidades de beber menos a consecuencia de ello. [Viii] La deshidratación puede afectar el flujo sanguíneo y la actividad celular, lo que podría comprometer la inmunidad. También es un factor de riesgo para las infecciones del tracto urinario (ITU) y la mala salud de los riñones, [ix] lo que puede ejercer más presión sobre el sistema inmune. 

Mala digestión: a medida que envejecemos, la producción de ácido estomacal tiende a disminuir en un 30-40%, lo que puede comprometer nuestra capacidad de digerir y absorber los nutrientes de manera eficiente de los alimentos. [X] Esto puede hacernos más propensos a la falta de nutrientes, y afectar la salud del sistema inmune aún más. Muchos medicamentos también afectan directamente nuestro microbioma intestinal, como los antibióticos [xi] y los IBP, [xii] comprometiendo nuestro sistema digestivo e inmune.
La mala digestión, junto con otros factores, como la baja diversidad dietética y el uso de múltiples medicamentos, probablemente ponga a las personas mayores en riesgo de deficiencias  de nutrientes que debilitan su sistema inmunológico, algunos ejemplos son:. 

  • El zinc apoya la función de los glóbulos blancos y los niveles bajos deterioran la inmunidad. [Xiii], [xiv], [xv] La deficiencia de zinc puede aumentar el riesgo de neumonía entre las personas mayores. [Xvi]
  • La vitamina A respalda múltiples aspectos de la respuesta inmune. [Xvii], [xviii] La deficiencia se asocia con un mayor riesgo de infección. [Xix]
  • La vitamina D apoya la salud ósea, [xx] la función inmune, [xxi] y la salud mental [xxii] por nombrar solo algunas funciones ¡Sin embargo, hasta el 50% de los adultos mayores de 65 años en el Reino Unido tienen deficiencia de vitamina D! [Xxiii]. Se ha demostrado específicamente que la vitamina D ayuda a prevenir y controlar los síntomas de las infecciones virales en las personas mayores. [Xxiv]
  • El hierro es vital para el transporte saludable de oxígeno alrededor del cuerpo. [Xxv] Por lo tanto, la deficiencia de hierro limita el suministro de oxígeno a las células, provocando fatiga y disminuyendo la  inmunidad. [Xxvi], [xxvii]

Nutrición Proactiva y Estilo de Vida Saludable

  • Minimiza el riesgo de deficiencias de nutrientes consumiendo una dieta variada y colorida, rica en frutas frescas, verduras y fuentes de proteínas de buena calidad, incluyendo huevos, legumbres, carne y pescado, nueces y semillas. Para aquellos con problemas digestivos, concéntrate en alimentos fácilmente digeribles como sopas, batidos, guisos y caldos de huesos.
  • Para el apoyo terapéutico, considera la suplementación con nutrientes inmunosupresores, como el zinc, vitamina A, C y D. No dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de Nutrición clínica para obtener asesoramiento sobre si puedes tomar dichos suplementos, teniendo en cuenta los medicamentos que estás tomando actualmente y, en caso afirmativo, a qué dosis.
  • Apoya la digestión con probióticos de los alimentos (por ejemplo, yogur vivo, kéfir) y un suplemento bien investigado, especialmente si has tomado antibióticos recientemente. Para aquellos con una digestión particularmente afectada, la suplementación con enzimas digestivas podría ayudar a descomponer eficientemente las proteínas, grasas y carbohidratos. Aumenta tu consumo de agua llenando una jarra o botella de agua al comienzo del día y utilizándolo como un recordatorio visual para beber ese volumen a lo largo del día. Trata de beber alrededor de 1.5-2 litros por día a menos que tu profesional médico te indique lo contrario. Bebe durante todo el día para facilitar la hidratación celular adecuada.             
  • Ejercicio, haz lo que puedas y, si es posible, hazlo al aire libre. Esto puede ser cualquier cosa, desde un paseo o una caminata, hasta hacer yoga y estiramientos simples en el jardín. Participa en lo que seas físicamente capaz de hacer y, lo que es más importante, disfruta. Es muy importante mantenerte en movimiento para tu inmunidad, [xxviii] bienestar emocional y salud en general. [Xxix] 
  • Si vives solo o te sientes un poco aislado, haz algo divertido y positivo.  Llama o toma una taza de té virtual con un amigo o familiar, toca tu música favorita, levántate y mueve el esqueleto, o elige un nuevo pasatiempo como dibujar o pintar.

¿Tienes alguna pregunta?

Si deseas obtener información sobre los suplementos que pueden beneficiarte, ponte en contacto con nosotros para que te contemos más.

Nuestro equipo de nutricionistas está disponible de lunes a viernes de 10 a 20h para darte asesoramiento gratuito y ayudarte a elegir lo que más te conviene.

Puedes llamarnos al 912969352 o escribir un email a info@bioventura.es

¿No tienes cuenta en BioCare?

Puedes registrarte ahora para recibir noticias actualizadas, información de productos y ofertas exclusivas.

REFERENCIAS

[i] Thompson WW, Shay DK, Weintraub E, et al. Mortality Associated With Influenza and Respiratory Syncytial Virus in the United States. JAMA. 2003;289(2):179–186. doi:10.1001/jama.289.2.179

[ii] Zhou F et al. Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study. The Lancet. 2020; doi: 10.1016/s0140-6736(20)30566-3

[iii] Montecino-Rodriguez, E., Berent-Maoz, B., & Dorshkind, K. (2013). Causes, consequences, and reversal of immune system aging. The Journal of clinical investigation, 123(3), 958–965. https://doi.org/10.1172/JCI64096

[iv] Cabrera Á. J. (2015). Zinc, aging, and immunosenescence: an overview. Pathobiology of aging & age related diseases, 5, 25592. https://doi.org/10.3402/pba.v5.25592

[v] Shaun Scholes et al. (2018) Health Survey for England 2017 Cardiovascular diseases. NHS Digital, National Statistics ISBN: 978-1-78734-255-2

[vi] Moody, A. et al (2017) Health Survey for England 2016 Prescribed medicines. Health and Social Care Information Centre. Online http://healthsurvey.hscic.gov.uk/media/63790/HSE20…

[vii] Mohn, Emily S et al. “Evidence of Drug-Nutrient Interactions with Chronic Use of Commonly Prescribed Medications: An Update.” Pharmaceutics vol. 10,1 36. 20 Mar. 2018, doi:10.3390/pharmaceutics10010036

[viii] Popkin, B. M., D’Anci, K. E., & Rosenberg, I. H. (2010). Water, hydration, and health. Nutrition reviews, 68(8), 439–458. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00304.x

[ix] Ahmed M. El-Sharkawy, Opinder Sahota, Dileep N. Lobo, Acute and chronic effects of hydration status on health, Nutrition Reviews, Volume 73, Issue suppl_2, September 2015, Pages 97–109,

[x] Feldman M, et al. Effects of aging and gastritis on gastric acid and pepsin secretion in humans: a prospective study. Gastroenterology. 1996 Apr;110(4):1043-52.

[xi] Zhang, Sheng, and De-Chang Chen. “Facing a new challenge: the adverse effects of antibiotics on gut microbiota and host immunity.” Chinese medical journal vol. 132,10 (2019): 1135-1138. doi:10.1097/CM9.0000000000000245

[xii] Maes, Marina L et al. “Adverse effects of proton-pump inhibitor use in older adults: a review of the evidence.” Therapeutic advances in drug safety vol. 8,9 (2017): 273-297. doi:10.1177/2042098617715381

[xiii] Wintergerst ES, Maggini S, Hornig DH. Contribution of selected vitamins and trace elements to immune function. Ann Nutr Metab 2007;51:301-23.

[xiv] Beck FW, Prasad AS, Kaplan J, Fitzgerald JT, Brewer GJ. Changes in cytokine production and T cell subpopulations in experimentally induced zinc-deficient humans. Am J Physiol 1997;272:E1002-7.

[xv] Solomons NW. Mild human zinc deficiency produces an imbalance between cell-mediated and humoral immunity. Nutr Rev 1998;56:27-8

[xvi] Barnett JB et al. Zinc: a new risk factor for pneumonia in the elderly? Nutr Rev. 2010; 68(1): 30–37.

[xvii] Huang Z et al. Role of vitamin A in the immune system. J Clin Med. 2018; 7 (9): 258.

[xviii] Iyer N, et al. Vitamin A at the interface of host-commensal-pathogen interactions. PLoS Pathog. 2019; 15 (6): e1007750.

[xix] Watson, J., Lee, M. & Garcia-Casal, M.N. Consequences of Inadequate Intakes of Vitamin A, Vitamin B12, Vitamin D, Calcium, Iron, and Folate in Older Persons. Curr Geri Rep 7, 103–113 (2018). https://doi.org/10.1007/s13670-018-0241-5

[xx] National Institutes of Health (2011) Vitamin D. [Online] Available at: http://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-HealthPr… [Accessed 2nd April 2014].

[xxi] Griffin, M.D., Xing, N. and Kumar R. (2003) Vitamin D and its analogs as regulators of immune activation and antigen presentation. Annual Review of Nutrition, 23, 117-145.

[xxii] Khoraminya et al. Therapeutic effects of vitamin D as adjunctive therapy to fluoxetine in patients with major depressive disorder. Aust N Z J Psychiatry. 2013; 47 (3): 271-5.

[xxiii] Bates B., Lennox A., Prentic A., Bates C., Page P., Nicholson S., Swan G. The National Diet and Nutrition Survey: Results from Years 1, 2, 3 and 4 (Combined) of the Rolling Programme (2008/2009–2011/2012) The Stationary Office; London, UK: 2014.

[xxiv] Grant, W.B.; Lahore, H.; McDonnell, S.L.; Baggerly, C.A.; French, C.B.; Aliano, J.L.; Bhattoa, H.P. Vitamin D Supplementation Could Prevent and Treat Influenza, Coronavirus, and Pneumonia Infections. Preprints 2020, 2020030235 (doi: 10.20944/preprints202003.0235.v1).

[xxv] Dallman PR. Biochemical basis for the manifestations of iron deficiency. Annu Rev Nutr 1986;6:13-40.

[xxvi] Haas JD, Brownlie T 4th. Iron deficiency and reduced work capacity: a critical review of the research to determine a causal relationship. J Nutr 2001;131:691S-6S.

[xxvii] Bhaskaram P. Immunobiology of mild micronutrient deficiencies. Br J Nutr 2001;85:S75-80.[xxviii] Malaguarnera, L., Cristaldi, E., Vinci, M. et al. The role of exercise on the innate immunity of the elderly. Eur Rev Aging Phys Act5, 43–49 (2008). https://doi.org/10.1007/s11556-007-0028-8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *